Cultura en Ibarra: ¿Qué se contratará el 2021 en el GAD-Ibarra?

En el Plan Anual de Contratación (PAC) del GAD Municipal de Ibarra se detallan los bienes, obras y servicios que la institución va a adquirir durante el año. En este 2021, el PAC del Municipio de Ibarra asciende a veinte y tres millones, de los cuales $5’760.750 dólares se invertirán en cultura. ¿Cómo se está pensando la distribución de este presupuesto? ¿Hacia qué subsectores se dirige la inversión en cultura? ¿Cuáles son los planes o proyectos que se piensan activar en la ciudad y a qué problemáticas responden?.

Fuente: Plan Anual de Contratación, 2021. GAD Municipal de San Miguel de Ibarra.

Un aumento que supera por diez veces el valor promedio anual de inversión en Cultura del GAD Municipal de Ibarra (en promedio, 400mil dólares anuales se invierten periódicamente en cultura desde el 2017). El valor del PAC, justifica su aumento por acoger durante este año la contratación de obras patrimoniales de construcción y recuperación del Inkawasi, la casa Andrade Oña, el ex TGT y el Centro Cultural y Deportivo de Caranqui.

Es importante tomar en cuenta que, desde el 2017 hasta el 2020 la totalidad de la inversión en cultura se destinó a financiar servicios. Entre los más comunes: talleres en los barrios sin un plan de seguimiento ni sostenibilidad, y espectáculos públicos, fiestas cívicas de fundación y religiosas. En este sentido, si hacemos un balance anual de la inversión en contratos de servicios culturales, en el presente año, el presupuesto se ha reducido a $99.667 dólares. Una reducción anual promedio del 75%, evidentemente sin tomar en cuenta las obras en infraestructura cultural que se pretenden contratar durante este año.

La infraestructura cultural es un elemento fundamental para garantizar el fortalecimiento y desarrollo integral de la cultura en la ciudad. Lo que quiere decir que la existencia de Bibliotecas, Salas de conciertos, Teatros, Centros de educación en Arte y Cultura, Plazas, Escenarios, Parques, Calles, Espacios públicos equipados, etc., propician la participación de la población en la vida cultural y profesionalizan al sector.

En este sentido, el análisis del Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial del GAD-Ibarra, plantea todas las necesidades en materia cultural que requiere la ciudad, entre ellas, menciona que: la intervención y recuperación de espacios de gran valor patrimonial, son una necesidad prioritaria para garantizar los derechos culturales en la población ibarreña.

En consecuencia, la reactivación del centro histórico de Ibarra -cuya arquitectura está catalogada por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) como patrimonial – es una prioridad a la que recurre constantemente la actual administración municipal y a la que están alineadas todas las direcciones de la Alcaldía con sus presupuestos. Basta con visitar la página de la Alcaldía y recordar algunos de los proyectos de la Dirección de Cultura del GAD-Ibarra de los que poco o nada se conocen sus resultados: Alegría en el Corazón de Ibarra, Zonas Wow, Abril mes de las Artes, Pregones y Ferias Artesanales, Navidad, etc.

Durante el 2021 se realizarán contratos por más de cinco millones en proyectos de recuperación de la arquitectura patrimonial del Ex. Teodoro Gómez, la regeneración de una parte del Centro Histórico de la ciudad, y la Casa Andrade Oña. Este valor corresponde al 93% del presupuesto de inversión en obras culturales. El 7% restante ($400.000 dólares) será invertido en la recuperación del sitio patrimonial Inkawasi ubicado en la parroquia urbana de Caranqui.

Sin duda, debe ser una alegría que empiece a existir voluntad para invertir en infraestructura cultural, sobre todo cuando nos referimos a espacios simbólicos tan importantes para el entendimiento de la historia y la construcción de la identidad local, como son: Inkawasi y Socapamba. Sin embargo, también somos críticxs de las formas de hacer y los usos que se darán a las infraestructuras, que por estadística y falta de visión estratégica, siempre terminan convertidas en oficinas administrativas (El Cuartel, Teatro Gran Colombia, Casa de la Ibarreñidad, Plazoleta Francis Calderón, por mencionar algunas), burlando el uso educativo y cultural que por ley, les corresponden a este tipo de infraestructuras.

Si bien ya existe la partida presupuestaria para estas obras, hasta el momento se desconocen los mecanismos de participación de la población, gremios, asociaciones, colectivos, etc, en los procesos de organización, estrategias para su uso y sostenibilidad. Tampoco se han participado los proyectos, planes, políticas ni estrategias alineadas a la gestión de la infraestructura. La Administración Pública actual sigue planteando y reproduciendo un sistema vertical de gobernanza en el que las decisiones se toman desde las direcciones ejecutivas, sin objetivos claros, sin ninguna investigación ni evaluación integral de los impactos de la inversión en ese tipo de obras.

El mismo panorama, se propone para los contratos por servicios que, como mencionábamos antes, se ha reducido a $99.667 dólares, valor con el cual se contratarán la organización de actividades artísticas y culturales, la organización de una feria navideña y dos consultorías durante este año.

Fuente: Plan Anual de Contratación GAD-Ibarra. Elaboración: propia

En publicaciones anteriores, mencionábamos la importancia de la cultura en todos los niveles y las competencias del GAD Municipal de Ibarra a nivel local de generar los espacios, planes, programas y proyectos adecuados para el desarrollo profesional de la cultura en pro de fortalecer la identidad local y acortar las brechas de discriminación y exclusión en el ejercicio de derechos. En este sentido, mencionábamos ampliamente que, la cultura debe asumirse desde un campo expandido, de interés público, y que abarca la gestión local de: Patrimonio Material e Inmaterial, Pueblos y Nacionalidades, Lenguas, Expresiones Artísticas, Procesos Organizativos, Procesos de Formación, Artesanía y Espacios Públicos.

En este sentido, la administración municipal, a través del PAC 2021 plantea la inversión en cultura sobre: Pueblos y Nacionalidades, Lenguas, Patrimonio, Expresiones Artísticas y Espacio Público, con los valores que se muestran debajo en la infografía. El PAC 2021, deja por fuera a la Artesanía, el fortalecimiento de la educación en arte y cultura, y el sostenimiento de procesos organizativos que cada vez toman fuerza por organizaciones independientes (bicivilizados, omasne, luz violeta por mencionar unos pocos) pero que al tener objetivos de interés público y común, requieren de ayudas financieras para garantizar sus mejores impactos a largo plazo.

Fuente: Plan Anual de Contratación GAD-Ibarra. Elaboración: propia

Más allá de los contratos y presupuestos de cultura, la preocupación es recurrente: nuevamente no se tienen pistas claras de para qué sirve y cómo se gestiona la cultura en la ciudad. De acuerdo a la información del Observatorio de Políticas Economía de la Cultura de la Universidad de las Artes, la pandemia ha afectado de manera especial al sector artístico y cultural en el Ecuador, donde el 85% de artistas y gestores culturales son trabajadores independientes, que tienen trabajos temporales sin acceso a seguridad social, donde es común la inexistencia de planes y programas públicos/privados para el fortalecimiento profesional del sector, y donde las competencias para ejecutar los reglamentos relacionados con el desarrollo cultural pasan desapercibidos por parte de las autoridades.

La lucha de lxs trabajdorxs de la cultura por reivindicar la cultura como prioridad y como un sector vulnerable es permanente. Así también lo es el desconocimiento de los beneficios de invertir en cultura por parte de las administraciones locales. El PAC 2021 del GAD-Ibarra deja varias interrogantes para el sector: ¿con estos proyectos se busca palear los efectos de la pandemia en el sector, y generar plazas de trabajo sostenibles para lxs profesionales de la cultura? ¿Cuántas plazas de trabajo se generarán, y por cuánto tiempo? ¿Se cuenta con datos e información sobre el sector y el territorio para facilitar su gobernabilidad? ¿Cuáles serán los vínculos con el sector privado y académico en relación a estos proyectos? ¿Cómo se puede participar de las diferentes fases de los proyectos? ¿Cuáles serán las mejoras de la calidad de vida en los barrios y en la gestión del conocimiento de la identidad territorial y de la memoria social?

Visita el siguiente enlace para conocer una propuesta de gestión del presupuesto y política cultural planteada a la Alcaldía de Ibarra.

#CulturaEnEmergencia

Deja una respuesta